Hipoteca Puente ¿Qué son? Ventajas y desventajas

¿Estás pensando en vender tu casa antes de terminar de pagarla? Entonces en estos casos lo que necesitas es una hipoteca puente, siendo este un préstamo hipotecario que puede ajustarse a la perfección a tus necesidades. Por medio de este producto puedes adquirir una nueva vivienda mientras se sigue pagando la hipoteca de tu casa anterior.

Para que puedas comprender cómo funciona una hipoteca puente y cómo es que estas pueden ajustarse a lo que necesitas, en este artículo nos vamos a encargar de darte toda la información que puedes necesitar.



¿Qué es una hipoteca puente?

Las hipotecas puentes son un producto que permite que puedas comprar una vivienda mientras aún no se pueda vender la actual. Además, el banco da una gran facilidad al cliente para que así pueda pagar cuotas más bajas hasta que haya conseguido vender su propiedad actual.

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que un préstamo puente también tiene riesgos, por lo que antes de realizar la contratación tendrás que tomar ciertas precauciones.

En estos casos lo más recomendado es vender la propiedad en la que vimos actualmente para así poder afrontar el pago de la nueva vivienda. Pero hay algunos casos en los que el tiempo de venta se puede llegar a prolongar bastante, por lo que la hipoteca puente puede ser una buena opción para empezar a vivir en la nueva vivienda mientras aún no podemos vender la antigua.



¿Cómo funciona una hipoteca para el cambio de casa?

Uno de los primeros detalles que debes de tener en cuenta es que el funcionamiento del préstamo puente es diferente al que tienen las hipotecas convencionales, ya que están pensados para que se pueda comprar una nueva vivienda mientras se consigue vender la anterior. Ahora vamos a entrar más a detalle a las características que suelen ofrecer estos productos:

  • La contratación de una hipoteca puente: el banco se encarga de darnos un préstamo hipotecario con las dos casas (la que estamos vendiendo y la que estamos por comprar) como una garantía. De forma general, se nos dará un tiempo de entre 6 meses y 5 años para poder vender la vivienda antigua.
  • El pago de las cuotas mientras no tengamos comprador: durante este tiempo solo vamos a pagar los intereses. Esto significa que lo más normal es que durante este tiempo se aplique una carencia de capital para que el cliente únicamente se encargue de pagar los intereses.
  • Venta de la vivienda anterior: cuando hayamos encontrado un comprador, tendremos la opción de usar el dinero para poder cancelar una parte de la deuda y así poder liberar la casa antigua. Es en ese momento en el que vamos a pasar de tener una hipoteca convencional para poder pagar la nueva casa y empezaremos a pagar las cuotas normales de esa nueva hipoteca.

Para que los bancos nos concedan estos préstamos, es muy recomendado que contemos con un buen perfil: buenos ingresos, ahorros, buen historial crediticio, estabilidad laboral, etc.



¿Cuáles son las ventajas de un préstamo puente?

Ten en cuenta que estas son las ventajas principales que puedes aprovechar al contratar estas hipotecas:

  • Una mayor facilidad para poder cambiar de vivienda: se trata de una única operación que nos va a dar la posibilidad de financiar la compra de una nueva casa sin que sea necesario haber vendido la vivienda anterior.
  • Más tiempo para vender: una de las mayores ventajas es que vamos a tener más años para poder vender la vivienda antigua, lo que sin duda alguna puede ayudarnos a quitarnos un gran peso de encima.


¿Cuáles son las desventajas de cambiar de casa antes de vender?

Estas son las desventajas o los inconvenientes principales que se pueden presentar al finar un crédito para hacer el cambio de vivienda:

  • Mayores riesgos: si no podemos vender la casa, entonces vamos a tener que pagar cuotas más altas; mientras que en el peor de los casos podríamos llegar a perder ambas viviendas.
  • La vivienda anterior puede llegar a perder valor: en caso de que tardemos mucho tiempo en conseguir venderla, una probabilidad es que saquemos menos dinero del que pensábamos por esa casa, por lo que terminaríamos debiendo más dinero del que queríamos.


¿Qué pasa si no consigo vender la vivienda anterior?

Una de las grandes desventajas de estos productos es que si no conseguimos vender la vivienda dentro del plazo establecido, entonces vamos a tener un gran problema, ya que si esto sucede las cuotas de la hipoteca van a aumentar bastante cuando termine la carencia inicial de capital.

En estos casos las mensualidades van a incluir la deuda que fue contraída por las dos casas: la casa que hemos comprado y la que aún no hemos vendido.

Asimismo, la garantía de la hipoteca serán las dos viviendas. Lo que quiere decir que, como consecuencia, si no llegamos a ser capaces de pagar las cuotas mensuales tal y como se acordó en la hipoteca, entonces podemos llegar a perder las dos casas.



¿Cuáles son los bancos que ofrecen hipotecas puente?

La Hipoteca Cambia de Casa que ofrece Santander y la Hipoteca Cambio de Casa de Hipotecas.com son las únicas dos hipotecas puente de las que podemos encontrar información abiertamente ante la posibilidad de adquirir una vivienda mientras seguimos vendiendo la actual.

En el caso de la hipoteca de Santander podemos elegir una hipoteca con un interés fijo o variable, mientras que en el caso de Hipotecas.com podemos elegir una que tenga un interés fijo, mixto o variable.

A pesar de que solo hay información disponible o abierta sobre esas dos opciones, debes de tener en cuenta que en la practica cualquier banco puede ofrecernos una hipoteca puente. Por lo que entonces en estos casos lo más recomendable es acudir a los distintos bancos y explicarles lo que estamos buscando, de forma que, si nos hacen una oferta, podamos llegar a comparar las distintas opciones que tenemos disponibles.



¿Cuándo es el mejor momento para solicitar un crédito puente?

Con el objetivo de poder asumir menos riesgos, antes de contratar una hipoteca puente lo más aconsejable es explorar las distintas posibilidades que tenemos disponibles para realizar la venta de nuestra vivienda actual en los siguientes meses o años, así como comprobar que el valor de la vivienda pueda cubrir el capital que queda pendiente para poder pagar la hipoteca.

Si no contamos con esta opción, las hipotecas puente pueden ser una excelente herramienta para poder cambiar de casa o de piso sin la necesidad de vender la vivienda. Además, debido a que el precio de los inmuebles bajo por culpa de la pandemia, puede ser más recomendado esperar a que suba el valor para poder vender nuestra vivienda.



¿Hay otras alternativas a las hipotecas puente?

Contratar una hipoteca puente puede ser una buena opción si lo que queremos es cambiar de casa y aún no hemos conseguido vender nuestra casa actual, aunque debes de tener claro que no es tu única opción. Ahora te vamos a explicar cuáles son estas otras alternativas:

  • Ampliar la hipoteca sobre nuestro inmueble: tenemos la posibilidad de solicitar una ampliación al banco para poder conseguir el dinero que necesitamos para comprar una nueva casa o un nuevo piso. En estos casos tenemos que poner el segundo inmueble como una garantía y así podemos tener menos opciones de conseguir el periodo de carencia inicial.
  • Esperar a vender la vivienda: está claro que lo mejor es esperara que se formalice la venta de la casa actual y utilizar ese dinero para poder comprar la nueva vivienda. Así os vamos a ahorrar muchos trámites e incluso es posible que ni siquiera necesitemos de una hipoteca.
  • Firmar un nuevo crédito para poder cancelar nuestra hipoteca actual: de igual forma tenemos la opción de poder abrir un nuevo préstamo que nos dé la opción de poder pagar la hipoteca vigente y así poder adquirir un nuevo inmueble. De esta forma también tendremos la opción de aportar ambas viviendas como una garantía.

Teniendo en cuenta toda la información que te hemos dado en este artículo ya no deberías de tener muchas dudas al respecto.



Deja un comentario